martes, 9 de octubre de 2007

Lo Atamo con alambre, lo atamo

Éste sí que es un terreno hostil para cualquier ciudadano de la Provincia de Buenos Aires: El Sistema Judicial Penal.

El Código Procesal Penal de la Provincia de Buenos Aires, que para quien no sabe mucho del tema es lo que determina (entre otras cosas) como se organizará la justicia para la administración de la misma, fue reformado en 1998 con supuestas argumentaciones de colapso y caducidad del sistema anterior.

El sistema “obsoleto” funcionaba del siguiente modo: el Juez era de Instrucción y Juicio y los mismos eran escritos. El Fiscal cumplia con su rol de Fiscalizar (aunque parezca burda la redundancia más adelante se darán cuenta que mas burda es la denominación actual), y un Defensor Oficial que cumplía las mismas funciones que actualmente revisten.

El Auxiliar de la Justicia, o Fuerzas de Seguridad, tenían en su poder la facultad de tomar declaraciones testimoniales y llevaban la mayoría de los sumarios.

Las ordenes las dictaba un Juez mediante oficios y las causas nunca salían de las sedes tribunalicias.

Por las cuestiones de siempre (entiéndase porque no importaba, porque creían que no era necesario o porque usaban la plata para otra cosa) el sistema se fue quedando chico.

Los Partidos del Conurbano crecieron a pasos agigantados y los funcionarios destinados a brindar la administración de la justicia seguían siendo la misma cantidad en número. Ni que hablar de las Comisarías.

Para dar un ejemplo, en 1998 la Población del Departamento Judicial de Lomas de Zamora, alcanzaba los 5 millones de habitantes. Ello es así porque el mismo abarca los partidos de Lomas de Zamora, Lanus, Avellaneda, Almirante Brown, Ezeiza y Esteban Echeverría. Y para tal gigante, solo había 14 Juzgados.

Ahora bien, en el Fuero de la Justicia Nacional, que tiene competencia en los delitos de la Ciudad de Buenos Aires y toda la Justicia Federal de la Argentina, también se estaba llegando a un colapso, dado que también se utilizaba el mismo sistema.

Más allá del cúmulo de tareas, en ambos casos nos encontrábamos ante la parcialidad que generaba que la misma persona que juntaba la prueba en contra de un sujeto era quien también le dictaba la sentencia.

Pues bien, en el Ámbito Nacional, se produjo una reforma judicial en el año 1991, instaurando la oralidad, o sea, un Tribunal que leía la causa como si fuera un cuentito, con la supuesta objetividad que da no haber instruído desde el momento del hecho.

Así y todo, se duplicaron la cantidad de Juzgados de Instrucción en todo el ámbito nacional.

¿Qué hizo la Provincia de Buenos Aires ante idéntica situación? Reventó el aparato judicial, le dio la instrucción de los procedimiento judiciales a los Fiscales, los jueces son de Garantías, por lo cual “Fiscalizan” la instrucción del Fiscal, Deteniendo, allanando, procesando y elevando a juicio lo que el fiscal halla investigado.

Si el fiscal se mandó un moco, el Juez no lo puede arreglar.

Pero eso sí, pusieron Tribunales Orales también.

Quien investiga es el que toma las indagatorias, lo que a criterio de este humilde argento me generá una inmensa pregunta ¿No era esto lo que querían evitar con respecto al sistema anterior?

Con este sistema lo único que se hizo fue legalizar la figura de Juez y Parte.

Lo más triste es que para ser Fiscal se necesitan menos años de Experiencia que para ser Juez, porque esas condiciones no las modificaron. Lindo ¿no?

Ah! Por último, si Usted se acerca a consultar una causa a una Fiscalía, lo más probable es que la misma esté en una Comisaría, que ahora no tienen Comisarios sino Capitanes, por lo cual no entiendo para que se siguen llamando Comisarías.

Le quitaron a la Policía la facultad de Investigar, lo cual usted dirá que bien que estuvieron, pero no se deje engañar, las investigaciones ahora supuestamente las dirigen los Fiscales.

Ahora imagínese algo, que usted levanta un techo sobre dos paredes. Seguramente para cuando se le caiga parte del techo, recién ahí se dará cuenta que tendría que haber puesto de entrada las cuatro paredes.

Eso es exactamente lo que sucede en la Justicia Penal Provincial.

De 14 Juzgados de Instrucción y 4 Fiscalías en Lomas de Zamora, se pasaron a 5 Juzgado de Garantías y 10 Fiscalías de Instrucción. No le dan los números ¿no?

Recién dos años después se dieron cuenta del desfasaje y agregaron 5 fiscalías más, pero ya era tarde.

Así y todo, se dieron cuenta tarde de que era tarde antes, cuando ya se habían dado cuenta tarde lo que tendrían que haber previsto de entrada. O sea, en el 2004 agregaron 5 Fiscalías y 2 Juzgados más. Al Pedo.

Ahora van por las descentralizadas, que significa un gasto increíble de presupuesto en nombramientos de fiscales (2 por fiscalía) Instructores (2 por Fiscalía) Secretarios (1 por Fiscalía) y tan solo 2 empleados por Fiscalía en promedio.

Si le suma que se crearan de entrada 2 fiscalías por partido, con sus respectivas 2 defensorías y que los Juzgados seguirán en el Edificio Central, a uno no le queda otra que pensar que esto es absolutamente inservible.

Sigamos, ahora crearon la figura de “Ayudante Fiscal” que es un tipo que cobra como fiscal, firma como fiscal, pero no es fiscal...

Todo este enmarañamiento fue copiado parte a Suiza, parte a Francia.

Nunca se dieron cuenta que la Provincia de Buenos Aires dista mucho de las condiciones de vida de Suiza como para aplicar un sistema que encima fue mal copiado.

El mismo sujeto que instauró este sistema, volvió años más tarde “para solucionar el desastre de la Seguridad Provincial”

Aunque Usted.........no lo crea.

5 comentarios:

capitanfla dijo...

No llego a comprender completamente las dimensiones del desastre, recién estoy en la mitad de la carrera, pero hasta ahora, siempre veo que tenemos líos en la constitución del sistema punitivo por mirar demasiado a TODA Europa.

Dadas las circunstancias, cuando me reciba, no voy a ejercer en provincia...

El Pasquín dijo...

Me mareaste!, como siempre, en casi todas las áreas, se hacen reformas que no sirven para nada, en algunos años van a querer volver atrás o cambiar nuevamnete porque encuentran que el nuevo sistema no funciona... así también pasa en educación.

Por qué serán tan inútiles?

saludos

Anónimo dijo...

Es que el problema no es solo el sistema. No vamos a ser como suiza por un sistema judicial. El problema es otro. Es DARLE AUTORIDAD Y PODER Y HACER LAS COSAS BIEN. Sea la policía o el poder judicial. Pero en realidad el problema es que nadie se toma su trabajo con responsabilidad y tal como vos deciís EN TODOS tus proclamas improvisamos y mal y queremos arreglar las cosas cuando tendríamos que ver que aparecieron otros problemas al primero en cuestión.
habla dle fasssssooooooooo

Bruno dijo...

CapitanFla: Nadie llega a comprender la magnitud del desastre, porque todavía no terminó.

Pasquín: También sucede que antes no existía un Consejo de la Magistrtura Adicto, por lo que la única forma de frenar todos los procesos judiciales fue sacándose de encima a todos los jueces.
La Reforma se inició por el Colapso de LOMAS DE ZAMORA, no se si le sirve de indicio de a qué me refiero.

Habla del Fasooo: Creo que nadie nunca quizo arreglar nada acá, simplemente se modifican las cosas a favor del que gobierna.

El Pasquín dijo...

Bruno, comprendo hacia donde se dirije.
abrazo