jueves, 3 de julio de 2008

Vivir

Es difícil intentar encontrar el sentido a la vida. La razón de ser del universo ha sido a lo largo de la historia de la humanidad una de las grandes incógnitas que fueron respondidas con las más disímiles justificaciones. Somos materia, somos entes duales, cuerpo-alma, mente-cerebro...¿Qué somos? ¿Acaso alguien tiene alguna razón suficientemente valedera para justificar la existencia de nuestras vidas? La evolución del hombre, los avances tecnológicos, medicinales, industriales y demás hacen de nuestra vida algo más llevadero, pero todavía nadie ha podido encontrar un solo motivo para defender la existencia.

Y es que nunca podríamos entenderlo. Es como intentar pensar el infinito, siempre en algún momento nos pone nerviosos no llegar a ningún lado. Y eso es porque no entendemos para qué existe el infinito. Evidentemente, tan superiores que creemos ser, no podemos resolver la gran incógnita del ser humano desde que miró al cielo por primera vez una noche estrellada: ¿Por qué existo?

Si alguien espera encontrar en las siguiente líneas algunos conceptos filosóficos, desde ya les aviso que ni sueñen. Tengo menos ganas de hablar de filosofía que Claudia Fernández de cerrar las piernas.

Obviamente que yo tampoco tengo la respuesta al eterno por qué. A dureas penas se mi nombre y siempre me olvido el Código Postal. Pero si puedo apuntar mucho más bajo. Muchísimo. Casi tan bajo que puedo sentirme satisfecho en mi mediocridad. Me conformo con hacer algo mientras tanto. Me satisfago con intentar trascender mi presente de la mejor manera. Me contento con tan poco.

La vida es rara. Las cosas están dadas de mala manera de antemano. Que dar vida sea una de las cosas más dolorosas es una contradicción. Somos distintos fisicamente y en gustos. Los lampiños quieren implantes capilares, los peludos se depilan, las pulposas se quitan busto, las chatas se ponen siliconas, nadie conforme.

Sin embargo, dentro de tanta anarquía, existe cierto orden, y es el que está marcado por el paso del tiempo. Bisabuelos, abuelos, padres, hijos, nietos, bisnietos. Hay órdenes temporales que no son alterados. Que no debieran serlo al menos. Por eso creo que cuando suceden, pegan tanto.

Dicen que uno no muere mientras lo recuerden. Otros que existe la vida eterna. Otros, que la vida se apaga en un click y hasta luego. Y también recuerdo la teoría de los dos finales. Que convenía portarse bien en la vida aunque sea por interés. Porque si después de partir no hay nada, al menos no nos enteramos que nos portamos bien al pedo. Pero si sí lo hubiera, zafamos, y de paso no le rompimos las tarlipes al que tenemos al lado.

Sin embargo, hay más que portarse bien. Eso no nos hace héroes. Cumplir con nuestro deber tampoco. En el país de las prebendas, corruptelas, consignas caducas, mentiras que de piadosas no tienen nada, falsos profesionales, gobernantes engreídos, sociedad hipócrita y la enciclopedia de los etcéteras, quien hace las cosas que le corresponde hacer es un fuera de serie. No es para menos. Triste es ensalsar a quien hace lo que debe, porque habla muy mal, pésimo del resto de nosotros.

Pero no deja de ser un buen comienzo. Hacer las cosas como se deben hacer sería un excelente comienzo. Sino, saquen cuentas de cuanto se podría hacer si no se tuviera que pagar a los legisladores guita extra por sancionar leyes, la cantidad de cosas que se podrían hacer si se le retuviera a cada funcionario la guita que no puede justificar de su patrimonio. Ni una calle de tierra y sin cloacas quedaría en toda la argentina.

Ahora, lo mejor, a mi entender, sería buscar la trascedencia, que no es lo mismo que fama, vacía, llena de nada, efímera, limitada en el tiempo. Trascender es dejar algo por lo que alguno se pregunte dentro de dos o tres generaciones, cuando ya nadie sepa quién fue Marcelo Tinelli, quién fue el que realizó tal o cual cosa. Por pequeño que sea el aporte y aunque una sola persona se lo pregunte, ya es suficiente. Hizimos algo por los demás. Por nuestro presente y también por nuestra posterioridad.

Permitime tutearte. No importa si tenés hijos, si lo buscaste, si vino solo, si no querés tener porque te da miedo la realidad, o el simple hecho de ser padre y no poder darle lo que necesite, o directamente no podes tener hijos biológicos y el cuero no te da para adoptar. Todos podemos hacer algo por nuestro futuro. Que de última, si no se tiene descendencia, se tienen sobrinos, cercanos, leganos o del corazón, los hijos de nuestros amigos o el chiquito de la esquina que te pide una moneda. Al menos en nuestro círculo intimo, que nos recuerden como grosos, como gente de bien, solidaria, comprometida con la realidad, creadora de conciencia.

El viernes pasado estaba en el bar de la facultad esperando mi café. Se acerca un chiquito que no despegaba un metro del piso a un muchacho de barba, pidiéndole una monedita para desayunar ¿Qué puede desayunar con una moneda? Nada. El muchacho se acercó a la caja y pidió una chocolatada, se sentó en una mesa con el chico y desayunaron juntos. No se lo podía llevar a su casa, no podía cambiar su realidad. Pero le dio atención. Y ese chico ahora va por la calle y sabe que no todos son indiferentes. Que al menos alguno le dará cierto escozor comerse una medialuna de grasa mientras otro pide una moneda para desayunar. En una de esas, el muchacho colaboró a que ese niño no crezca con resentimiento. Al menos un día. Al menos esa mañana. Sin embargo, no es para asombrarse, hizo lo que debía de acuerdo a sus convicciones.

Cualquier cosa que hagamos por los demás, es un paso más adelante de aquel deber de hacer lo que nos corresponde. Siempre es bueno tratar de que, si dentro de unos años nadie se acuerda quienes fuimos, al menos sepamos que algo nuestro queda. No por fama, sino por trascender. El que logra trascender, ha roto la barrera que nos ata como humanos a este tiempo. Tengamos la creencia que tengamos, seremos eternos. Porque como ya lo dijera Eladia, eso de durar y transcurrir no nos da derecho a presumir, porque no es lo mismo que vivir, honrar la vida.




Supongo que vuelvo. Supongo. Si junto ganas, si tengo motivos, escribiré de vuelta.

13 comentarios:

capitanfla dijo...

Tal vez no tenga sentido.


El sentido se lo tenemos que dar nosotros.




Y si damos vuelta la moneda, de la otra cara quizás diga:

"Cada uno intenta olvidar la muerte como puede".

Juanseb dijo...

Que suerte que tengo de haber encontrado éste blog. Te leo desde hace unas semanas y nacio en mi un cariño muy especial hacia vos. Me llega la emocion que le pones a lo que escribis.

Un abrazo. Me apenaria mucho que dejes de escribir.

OliverX dijo...

Bruno:
Contá conmigo. Cuando quieras.
Abrazo.

La Dueña dijo...

Hermoso y reflexivo post, como siempre.
Besos!

pd: Bruno Jr. cada día más grande y lindo (como el papá, obvio), hasta músico ya es!!

destouches dijo...

Bruno, muy bueno como siempre. La primera pregunta de la filosofía aun permanece sin respuesta: ¿Por qué el Ser y no, más bien, la Nada? Fue formulada por una civilización que desapareció hace más de 2000 años, pero que fue mucho más avanzada que la nuestra, siempre tan afecta a las cosas intrascendentes, al último invento para la vida material.
A la noción de eternidad, los griegos (de ellos hablo) opusieron el concepto de intensidad. La intensidad en la finitud de la existencia venía a ser la fórmula del hombre para alcanzar una inmortalidad que biológicamente no le pertenece. En el fondo, de lo que se trata es de darle sentido a todo este inmenso caos que nos rodea. Algún día, con unos vinos, y si te interesa, podemos hablar de estas cuestiones más ampliamente. A mí me apasionan desde bastante chico.

El Señor F. dijo...

Primero hay que saber sufrir, después andar después partir y al fin andar..

Bruno, de hace un tiempo para acá, tu blog es un tango. Me refiero a que es el testimonio de un hombre que es golpeado por la realidad, una realidad que no parece posible cambiar, que lo supera. Y que se siente solo.

Y eso es bueno, porque significa que pertenecés a una rara avis en este mundo: Sos un ejemplo perfecto del Argentino Sensible y Consciente, una especie en franco peligro de extinción.

Y si con cada posteo tuyo se nos pianta un lagrimón, también se nos alegra un poco el alma, porque demuestran que no estamos solos en la tierra de la barbarie.
(Dios, que frase tan Utilísima)


no te vayas, que ya suficiente luto tenemos con lo del Groncho!

El Señor F. dijo...

pd:

El micro en Plaza Congreso está ahí desde hace, por lo menos, 3 años. No sé que clase de merca venden ahí adentro.

Aunque sea, lo pintaron!!!

la seño dijo...

A través de tus post, llegué a conocerte un poquito y a sentir afecto por vos.
Todas las noches, a pesar del cansancio, me hago un ratito para leerte. Y me hace bien, me siento reflejada en tus palabras, en tus vivencias.
Hoy sentí tu tristeza atravesando el monitor. No se cómo pasó, pero me hubiera gustado abrazarte, cebarte un mate en silencio y mirarte a los ojos para que supieras que estoy con vos.
Te voy a estar haciendo el aguante desde mi casa, desde mi trabajo y desde mis sueños... Beso grande

Stella dijo...

Brunis, sabés cual es la razón de nuestra existencia? De la manera en que yo veo la vida, lo unico que justifica el hecho de estar vivos, es el amor!
Si no fuera por el amor, nada tendría sentido!
Y no te hablo del amor de pareja solamente. El amor que nombro va mucho mas allá! Es el amor que uno deposita en una persona, en un hijo, en los amigos, en la familia, en el trabajo, en el pais!
Fijate, si estas con una mujer, y no la amas, no tiene demasiado sentido, mas que momentaneo.
Si tenes un laburo, y no amás lo que haces, no sos feliz laburando.
Si tenes un pais, y no lo amas, y no haces lo posible, por poquito que parezca, para que sea mejor, tampoco sos feliz!
El sentido de la vida, lo da el amor!
Aunque te amargues mirando los que no aman a tu alrededor, aunque tengas perdidas importantes en tu vida y no entiendas por qué, aunque la vida te golpee, y golpee, y golpee, aunque te sientas cansado y hasta harto, aunque todo eso pase, el amor es lo que te mantiene en pie.
La caricia de Carla, la mirada de Bruno...solo eso bastaría para justificar la vida!!!

Besote enorme!

Jean Paul dijo...

Una vez sutilmente había puesto que en este blog había gente que prefería a los militares a este gobierno. Y eso me ponía muy triste. La máquina del GCBA no me lo dejo poner. Después vos me mostraste que alguien te había puteado y eso no me gusto, aunque yo coincidiera. Creo que también había puesto que en Octubre del 45` yo estaría en la plaza -aunque no sea peronista- y quizás vos escribiendo en La prensa. Aunque es una chicana pelotuda e incomprobable.
Me sentía un poco incómodo ultimamente por la línea política-ideológica del mail, pero después de ver unas películas italianas me di cuenta de que había algo por arriba de eso: SOMOS AMIGOS.
Pensaba que el error filosófico de MArx -era un economista después de todo- es pensasr que la vida es solo material. Después de todo lo que hace que cambiemos son los sentimientos, las sensibilidades ESTA MARAVILLOSA MÙSICA QUE HOY FUERON TUS PALABRAS EN EL BLOG, porque si no solo nos movemos por interéses materiales o necesidades personales y nos transformamos en una masa de mierda deshumanizada.
Sigo con Italia por dos motivos: 1 porque son como nosotros. 2 Porque a pesar de sus vicios y defectos, mantienen vivo eso que escribis que es lo más preciado del ser humano. ES LA INTELIGENCIA AL SERVICIO DE LA SENSIBILIDAD.
En Nàpoles el director de Amarcor llevo a un tipo que era el personaje principal de la película,.. ¡¡pero era romano!! y para que se adapte entre otras cosas lo llevo a un bar napolitano. Entran unos estudiantes, y piden tres cafés y uno en espera. Entran dos laburantes y piden dos cafés y uno en espera.
Pasan las horas, hasta que en un momento un linyera se acerca al mostrador y le dice con verguenza y humildemente al mozo: ¿Tiene algún café en espera para mi?
Perdón por la extensión, siempre coincido con el capitanfla

Ivana Carina dijo...

Sweety!!

Te quiero!!!

Y no seas así!!! Volvé a escribir!!!!

Tomate un respiro y daaale!!!

Excelente post!!! Pero volvé!!!

Un besote!!!

Little Butterfly dijo...

...Que buen post...

Yo, sinceramente,a veces no entiendo cómo tenes tiempo para pensar este tipo de cosas y vivir la vida a mil como la vivís.

Fueron muy emocionante y profundas estas palabras que nos regalás.

Un remanso para tanto caos político, económico y social.

Gracias

MAROJUNO dijo...

bruno, 1, hola, 2, esa versión de cerca de la revolución es muy buena, 3, esto que has escrito me pone a pensar en lo siguiente que hace minutos escribí
si las sensaciones desatan sentido/
y la acción y el pensamiento se sostienen mutuamente/
los artificios del hombre cubren su instinto y
descubren su vulnerabilidad...algo asi en eso ando.
Abrazo, muy bueno.