jueves, 22 de mayo de 2008

Verdad Maquillada

Soy de los que piensan que en algunas cosas hay blancos y negros y en otras se tienen que buscar algún tono grisáceo. Me sorprende cada día más la severidad con la que nuestros gobernantes pretenden hacernos creer que son los dueños de la razón. No pienso tampoco que nadie es dueño la verdad. Hay hechos que no se pueden interpretar de otra forma.

Una de esos hechos es la pobreza. Me indigna la pobreza. Me genera un rechazo extremo. Y se bien que no a todo el mundo le pasa lo mismo, por ese deporte tan costumbrista del argentino de generalizar las cuestiones. Hay gente que se aprovecha de su condición desfavorable para exigir dádivas a modo de derecho, y si uno les mostrara un overol tendrían que darles una inyección de decadrón para frenar el ataque alérgico.

Pero hay otros que no tienen la más mínima chance. Que nacieron pobres y morirán pobres sin siquiera haber tenido una oportunidad de progresar, sino todo lo contrario, se irán de este mundo en peores condiciones que las que vinieron.

Y mientras algunas personas refieren que la pobreza está aumentando con un efecto rebote, la representante de nuestro país manifiesta que las cosas se dicen con estadísticas y no con percepciones.

Mi mayor preocupación es por qué se cree ella misma esta mentira. Cómo se puede llegar al extremo de negar el aumento de la pobreza y festejar un dato falso de que la misma decreció, como si los 9 millones de pobres “oficiales” fuesen motivo de jolgorio. Pensamiento hegeliano de los hechos. Pero falso, porque los hechos son disfrazados. Mayor bronca aún genera saber que mientras tenemos niños desnutridos (los chicos que mataron a una nena de 3 años en Almirante Brown estaban desnutridos, eso es un hecho, supongo) nuestra Presidente manifieste en el exterior que el nuestro es un país que puede alimentar a 500 millones de personas. Indignación en el más puro estado.

A tanto llega la mentira que pide a los gritos que la ayuden a convencer a quienes piensan que hacen las cosas mal. Mientras tanto me pregunto cuando va a dejar de pedir ayuda al pueblo cuando en un sistema de gobierno, nadie tiene que ayudar a nadie, es cumpliendo cada uno sus roles como se sacan las cosas adelante, casi sin darse cuenta. Diciendo la verdad, le creeremos. Y la verdad está en los hechos. Y mientras protesta porque un Obispo dijo que hay cada vez más gente pidiendo comida en las Iglesias, está negando, callando las voces de las administradoras voluntarias de comedores comunitarios que gritan que no dan abasto, las voces de otros curas de distintas congregaciones, que dicen que ahora los que se están empezando a acercar son personas con trabajo, laburantes a quienes ya no les alcanza el sueldo ni para comer. Está silenciando a las docentes de escuelas que dejaron de ser casas de estudio para ser la única comida diaria de cada vez más chicos.

Ella, que va y viene de la Casa Rosada en helicóptero, lo que insume unos cuantos miles de dólares, que no ve la realidad, que se informa mediante un Instituto Nacional de Estadísticas y Censos intervenido, pide a los que están codo a codo con la miseria, que sean realistas.

No hace falta tener mucha inteligencia para darse cuenta que hay una verdad y una mentira en toda esta ecuación. No le pido que salga a patear calles para ver miseria cada dos baldosas, ni tampoco que vaya al supermercado, porque dudo mucho que sepa cuánto salía una caja de puré de tomates hace un año y que ahora sale 1 peso más. Lo único, mínimo, esencial que se le puede pedir, es que se maneje con la verdad. Y si tan hegeliana se considera, que busque la verdad y la reconozca. Empezando por allí, podrá actuar en consecuencia, buscar soluciones, idear planes, o simplemente reconocer que la situación la supera.

Si un alumno sobrescribe las notas del boletín de calificaciones, podrá engrupir a los padres durante un tiempo. Hasta que la realidad le golpee en la cara y se sepa que todas esas notas truchas, no le permitieron aprobar el curso.

Analógicamente hablando, tanto chamuyo tiene un límite. Cada día que pasa me sorprendo más de las mentiras que nos dicen en la cara. Pero algún día, la realidad será insostenible. Y tanta mentira se va a volver en contra. Es una verdad absoluta. Y yo no soy el dueño de esa verdad, la realidad lo es.


Publiqué en Te Cuento los Setenta, todavía está el post de Detestables y Charly García. Ah! También publiqué en Certificador de Ilusiones, como un intervalo en la novela de Jean Paul. Aclaro que estoy trabajando, como siempre.



Debe ser el exceso de cafeína.

13 comentarios:

gonza dijo...

buen post. totalmente de acuerdo.

despues de 5 años de gobierno K, hay cosa que se estan volviendo insostenibles. vamos a ver cómo sigue este circo

YadaYada dijo...

Es que las cosas se dicen con estadísticas, no con percepciones. Claro, no con las estadísticas del INDEC...

Igualmente, esto es política, no podemos pedir que digan que las cosas van mal. Si podemos, en cambio, pedirles que guarden silencio. Esa sería una gran decisión política que beneficiaría a todos. Mentir es en vano, a quienes podría convencer no escuchan los discursos presidenciales.

Saludos.

Ivana Carina dijo...

Verdad maquillada y botoxeadas, agregaría yo....
Es más, a muchos les viene bien el: MENTIME QUE ME GUSTA!
Y coincido con vos, la mentira se va a volver en contra.... y ahí los voy a querer ver....

Menos mal que estás laburando, cariño, si no... madre mía! jejeje! :P

Besitos sweety!!!

"Sho sha hice mis deberesh".... Ups! menos viajar a comentar a los setenta, porque "sha" te leí en el Reader - valga la redundancia! aajajaa! - pero me dá fiaca tener que loguearme como mi otro yo! jajajaaa! Besiñños!

Little Butterfly dijo...

Uhh tenés que parar de hacer tantas cosas juntas!, No porque no puedas sino porque me da la impresión después de leerte que estas en el countdown para explotar.

Douglas en un dia de furia va a ser un poroto a tu lado..

hugo dijo...

"SE PUEDE ENGAÑAR A ALGUNOS TODO EL TIEMPO Y SE PUEDE ENGAÑAR A TODOS ALGUN TIEMPO PERO ES IMPOSIBLE ENGAÑAR A TODOS TODO EL TIEMPO"

Bruno dijo...

Gonza: Es así, las mentiras ya son insostenibles. Es como decir que el cielo no es celeste, que nosotros somos daltónicos. Y enojarse si no les creemos.

Yadayada: En la política uno tiene que mentir lo necesario para lograr sus propósitos. Y lo suficiéntemente poco como para poder mantenerse. Cuando la mentira ya se nota, aparece el descreimiento, acarreando la bronca. Es lo que no quieren entender. O lo entienden y no les importa.

Ivy!: Acá es "Te miento, que me gusta".
Si, en realidad fue una catarata verborrágica para hacer catarsis por una semana un tanto agitada.

Bruno dijo...

Little Butterfly: Quédese tranquila que todavía no perdí la calma. Por suerte. Hay cosas y personas que compensan.

Hugo: Siempre me fascinó esa frase.

hugo dijo...

su relación entre la mentira y la política bruno es casi casi el juego del truco...

El Señor F. dijo...

"¿Cuántos dedos ves, Winston?"

Iba a postear sobre este tema, pero ya no vale la pena. Todo lo decble se ha dicho.

saludos!

Detective de mascotas dijo...

querido Bruno, estamos monotematicos esta semana, desde q caparrós hizo esa columna en el diario estoy mas q sorprendido con todo esto.
En fin, todo es mentira para la CFK, pero realidad para los demases.

Saludos.

capitanfla dijo...

Esperando la caída...

OliverX dijo...

A mí lo que más me indigna es la violencia que genera el gobierno. Hace varios años, un poeta de parque leloir dijo:
"Violencia es Mentir".
Durante un tiempo no comprendía la cabal verdad de esa frase, hasta que buscando ejemplos que sostuvieran el enunciado siempre encontré procesos tiránicos o autocráticos que me mostraban con toda crudeza que los pueblos sometidos a esos gobiernos eran inmensamente sufridos.
El estado de angustia que genera soportar el discurso esquizofrenizante es insostenible y la violencia es palpable en todos los sectores de la sociedad.

De esta se sale abriendo los ojos.
La única verdad es la realidad.

Todos Gronchos dijo...

Si no cambian no llegan a las legislativas de 2009. Apuesto $30.