jueves, 17 de enero de 2008

Progresismo, Seguridad y Porteños

A mediados de la década pasada se realizó una reforma en el Código Procesal Penal de la Nación que modificó en gran parte la forma de trabajar de la Policía Federal y de la Justicia de la Capital. Antes, las declaraciones indagatorias (esas en las que se le pregunta al detenido si fue o no fue y que encima no tiene valor probatorio porque no es bajo “juramento o promesa de decir la verdad”) las tomaba la Policía, luego, con el expediente bellamente completito, se giraba al Juzgado en turno, que descansaditos y bien tempranito en la mañana de un día hábil resolvían la situación procesal del individuo en base a lo que giraba el actuante (en este caso la Policía).

Con la reforma se eliminó este bestial y poco serio modo de proceder (aunque en muchos países atrasados del mundo se sigue utilizando, como ser Canadá) para pasar a la declaración indagatoria en sede judicial. Los progresistas reformadores del Código Procesal preferían que la indagatoria la tome un mocoso de 20 años sin título de abogado (porque para ser empleado judicial no es necesario ser abogado) que estaba pensando a quién llamaba para sumar al fobal de la tarde. Todo ello antes que se haga cargo un oficial de Policía que había estudiado Tres años y al que al salir de la Escuela de Cadetes le faltan 14 materias para ser abogado matriculado.

A todo esto, no se si usted recuerda de una mala palabra, el vocablo Edicto. Era una facultad que tenía la Policía de poner orden en casos de ebriedad, merodeo y si usted mojaba con agua perfumada a una jovenzuela en pleno carnaval. Don Eugenio Zaffaroni despotricó contra este sistema utilizando como bandera un abanico tan grande de teorías que iban desde la defensa de los derechos individuales hasta lo arcaico de la prohibición de arrojar agua perfumada en carnaval.

Detrás de este problema radicaba uno mayor, a la Justicia le disgustaba que el Jefe de la Policía Federal pudiera decidir sobre la libertad de una persona al multarlo o dejarlo en el calabozo hasta que se le pase el pedo.

La por entonces jovencísima Autónomía de la Ciudad de Buenos Aires, carecía de un sistema tributario propio y de organización administrativa, pero decidió reemplazar los edictos, la única forma efectiva que tenía de poder conservar algo de poder sobre la Policía Federal, creando un Código de Convivencia (juro que no es un chiste, se llama así) que se parece más a las normas de un campamento del Colegio Santa Clara de Asís del barrio de Flores que a un cuerpo normativo verdadero para ser aplicado en una ciudad gigante.




Se eliminaron Edictos y no se pusieron reemplazo alguno. Usted puede orinar en la puerta de su vecino, que la Policía no puede ni pedirle los documentos. Usted puede pasar 20 veces en una hora por la puerta de una casa chusmeando qué hay adentro y a qué hora se va la dueña, que no se lo pueden llevar.

A la Policía el propio progresismo le fue quitando las alas por cuestiones que la opinión pública cree como lógicas. Una de ellas es “te arman la causa”. Pregunta, ¿Usted cree que el Juez es Dios, justo y bondadoso? No hay nada más fácil que armar la causa en un Juzgado. Tan simple porque hay menos intermediarios.

Si usted cayó detenido entre el año 2000 y el 2005, tenía un porcentaje de probabilidades de que un mocoso de entre 18 y 23 años, le tomara una declaración indagatoria. Peor le hubiera ido si ese mocoso era yo.

Los Judiciales, trabajan 6 horas por día, a las 13,30 dejan la jaula del loro abierta para que se raje él tambien. Tienen asegurados 45 días de licencia anual ordinaria, 135 días de licencia por maternidad, y la seguridad que si se mandan un moco, nadie se entera a no ser que la macana sea en contra del Gobierno.

Un Oficial de la Policía Federal recién salidito de la Escuela de Cadetes en 1975 cobraba el equivalente a 1000 dólares norteamericanos de salario. Un Subcomisario hoy por hoy, está cobrando lo mismo. En 1960 la Comisaría 52ª de la Policía Federal Argentina tenía una cantidad de manzanas habitadas ínfima, con un número de habitanes minúsculo, en ese entonces tenía 300 efectivos entre Oficiales y Suboficiales a repartir en 4 turnos. Estamos en 2008, la zona se superpobló, las villas proliferaron y la cantidad de efectivos es 300, ni uno más, ni uno menos.

Los formadores de opinión (que me disculpen quienes no están de acuerdo con este concepto) están ejerciendo el ejemplo práctico de cuando se dice que la realidad la vemos todos, pero reaccionamos cuando pasa por la tele.

Lo que se muestra en la Villa 1-11-14 tendrá muchos culpables, pero es una villa que existe hace 40 años y que ningún ente a nivel GOBIERNO se calentó en arreglar.

Los problemas de seguridad no se solucionan con fuegos de artificio y pelotudeces mediáticas.

Los progre argentinos son los que consideran que pedir documentos es un avasallamiento de los derechos individuales. El porteño medio se queja de la inseguridad pero insulta en 30 idiomas si lo paran bajo el puente de la General Paz para pedirle los documentos del auto. Y todos, absolutamente todos son mandados a hacer para aparecer detrás de cuanta cámara de televisión aparezca denunciando hasta el hurto de la pascualina que estaba enfriándose en la ventana.

Sé que con esto me ganaré algunas opiniones contrarias, pero hablo con conocimiento de causa y no por un informe televisivo.

Usted puede no estar de acuerdo conmigo, pero eso sí, puede jugar con agua perfumada en el carnaval.

Notita a las 20,00 horas: Si siguen interesados, proximamente vengo con el manejo de las cuestiones de Minoridad en la Ciudad de Buenos Aires, la convivencia disparatada de Tres Poderes Judiciales en un mismo Territorio y las bondades de las reformas Arslanianas en la Provincia de Buenos Aires. Traigan certificado de cardiólogo.

29 comentarios:

GORRION pys dijo...

Genial análisis Bruno, posta, man. La policia, hoy en día, no se sabe bien para qué está. Hace, no muchas semanas atrás, un pibito, que no tendría 20 años, le decía cualquier barbaridad a un cana que le "pedía por favor" que no "merodeara de forma sospechosa" (no sé cuáles fueron los términos exactos) por los locales de un shopping. Esto fue en Caballito, y el pendejo, le pegó un escupitajo a la vista de todo el mundo (lo vi con mis propios ojos). Al agente (un muchacho de 22, o 23 años, más o menos) no le quedó más remedio que llevárselo al patrullero. Mientras se lo llevaba, el guacho, maldecía a todo el mundo (a mí me clavó los ojos: no sé por qué); daba patadas en el aire, y hasta le rayó el patrullero.
La gente, y yo también desde ya, no lo podíamos creer, nos mirábamos unos a otros, sin entender nada.
Yo le hubiera partído el balero de un capirotazo.

GORRIÓN pys

Little Butterfly dijo...

ehh pero que facho el Gorrión, conocernos le hizo mal parece, je ;).

Respecto a tu post, se vino sagaz, mordaz, satírico y punzante Brunito hoy, verdad?

Considero que es muy cierto que el porteño se queja de la inseguridad pero que no contribuye a erradicarla.. A todos nos molestan los procedimientos que bloquean la calle y nos hacen desviar..

A todos nos molesta que ante disturbios y en presencia de ellos, nos llamen a atestiguar..

Es como que queremos que la solución sea mágica..
Despertar y que no hay más villas, ni asentamientos precarios (que no son villas, no es lo mismo), ni mendigos, ni niñitos vendiendo en las paradas del semáforo..

Bastante hípócrita el Argentino cuando llora por un documental acerca de los desnutridos del Chaco (me incluyo).

capitanfla dijo...

Detesto sobremanera a Zaffaroni, pero en algo contribuyó quitando los edictos. He estudiado en la facu causas "armadas" por malos policías, a fin de conservar una estadística de "eficiencia" en cuanto a la cantidad de detenidos.
Pero ciertamente, el quitar de plano los edictos, sin reemplazo, tampoco fue buena idea, como bien decís.
Tampoco me da la cabeza como para intentar pensar una figura de reemplazo para los edictos.
Y el Código de Convivencia es una gran inocentada.

En cuanto a las indagatorias, prefiero que sean tomadas en juzgados, pese a que si es por armar las causas, dentro del juzgado tenés casi vía libre.
Pero también creo que este cambio se suscitó por malas personas que causaban apremios ilegales para que el detenido termine confesando que era Napoleón montado sobre un elefante rosa con tutú fucsia.
Algo huele mal aquí.
Y es que la Policía no puede protestar sobre las condiciones de desventaja con las que cuenta.
-armamento.
-capacitación.
-personería gremial. (y se les niega el derecho de la protesta)
-sobrecarga horaria.
-campo de acción.
-apoyo de las autoridades del poder judicial.

YadaYada dijo...

Es verdad, tenemnos que dejar que la policía se lleve a la gente porque "interpreta" que está merodeando. O llevárselo porque está borracho, algo que le hace mal sólo a él.

Siempre se puede pedir documentos, lo que no se puede hacer es llevarse a alguien y clavarlo 10 horas en la comisaría por una legislación mediocre y atrasada, sea porque está borracho, drogado o por portación de cara.

Stella dijo...

El porteño, como en general el argentino, es protestón por naturaleza!
A mi me cerraron la boca con la protesta de que me paran en los puentes para pedirme documentos.
Una vez iba yo manejando, una amiga de copiloto y su hija adolescente atras. La piba estaba sentada en el medio, inclinada hacia adelante ya que estabamos charlando.
En Cabildo y Gral Paz, nos para un cana. Yo freno, y se acerca al auto, literalmente mete la cabeza por la ventanilla mia y mira adentro. Entonces me dice:
_Siga señora! Al ver una persona en el medio inclinada hacia adelante, pensé que la estaban asaltando!!
..........
Primero me enamoré del cana!ajaja Segundo tuve que cerrar el pico a próximas paradas. Y tercero no salía de mi asombro!

Pero dejando de lado lo anecdótico, creo que el problema es muy grave, Bruno! Y complicado también!!

Yo no se cual es la solucion, en verdad la desconozco.

De cualquier manera yo estoy harta de vivir encerrada y con miedo, y de que los chorros anden sueltos!

Y escribí mas, pero lo borré, porque el tema me supera!!

Besitoo

Bruno dijo...

Capitanfla: Coincidimos en muchos puntos. En otros no tanto, gracias a Dios, los iluminados argentinos todavía no le dieron personería gremial a la Policía, se imagina un paro de la policía apoyando al Gordo Moyano?
La sobrecarga horaria. A nivel turno cumplen 6 horas, a excepción de los servicios especiales que son de "Cuarto Corrido" o sea ocho horas. Esas horas son remuneradas. No como corresponden ni en término, pero en fin. Los adicionales son pagos también. Cierto es que si el sueldo fuera digno, no tendrían necesidad de estar tantas horas laburando.
Los chalecos antibalas no paran ni una bombucha, hay pistolas dando vueltas de 1960. Y el apoyo de la Justicia...en fin. La paradoja mayor es que el Policía Federal que trabaja bajo la órbita de la Superintendencia de Seguridad Metropolitana, (el de azul que se ve en la calle, digamos) tiene que responder a tres poderes judiciales distintos con dos códigos procesales diferentes. Lo que dispone el Juez Federal, lo refuta el Juez de Instrucción que a su vez no tiene nada que ver con lo que dice el Fiscal Cotnravencional.
En el medio nosotros.

Gracias mil por contribuir al debate.

Bruno dijo...

Gorrion: Cada vez que pasan esas cosas, los fiscales se matan de risa y sin embargo existe una figura penal que se llama Atentado y Resistencia a la Autoridad. Obviamente no la aplican, ni la aplicaran y menos con un infante...ni siquiera llaman a los padres, dan la orden que se vayan solos...menores de edad!

Little Buatterfly: El Porteño se queja de la inseguridad y sin embargo puede sacar a pasear el perro de noche. En el conurbano no pueden ni prender un pucho para que los chorros no los vean en la oscuridad.
Se que mal de muchos, consuelo de idiotas, pero el porteño es quejoso y fastidioso. Todo le molesta y en nada colabora.
Hasta se quejan de que les perdonan las multas de tránsito!!!

Yadayada: La policía tiene dos funciones primarias, Prevenir y Reprimir. Reprimir da miedo y sensación de inseguridad, por más que hayan detenido al delincuente, la sola mención de que el hecho se consumó hace hablar al porteño en contra de la policía.
Respecto de la prevención, a no ser que la mitad de los porteños sean policías y acompañen a la otra mitad en sus quehaceres diarios, no hay otra solución. A eso me refiero con las ideas progres, sin medios ni insumos.
No todos los borrachos se hacen daño a sí solos. Si el policía llegó a donde está un borracho es porque alguien lo llamó y por ende, estaba generando algún disturbio.

alejandra64 dijo...

LA CANDOROSA dice:

Lo interesante sería que algo cambie para comenzar al mejorar...

Porque cambiar para que todo siga igual o peor... no gracias!!

Saludotes!!!

Bruno dijo...

Stella: A mi, en Hurlingham me cruzaron el auto con un patrullero de la bonaernse, mientras uno me palpaba, otro me apuntaba y por handy pedía información de mi número de patente. La explicación? Habían robado y asesinado a un remisero en un coche igualito al mío. Las disculpas de estos tipos no se hicieron esperar. Si vos sabés que arriba de un auto como el que ves va un asesino armado, le vas a pedir que por favor se baje?
Bueno, hay gente que se queja de la inseguridad y se queja del accionar policial también.

La Dueña dijo...

Excelente Bruno, te felicito por tu contundencia en el discurso.
Cariños

Little Butterfly dijo...

jaja, me mató Stella enamorándose del héroe...

Si me pasa lo mismo me voy a acordar de ella, con el aditivo que no me voy a perder la oportunidad, jaja.

YadaYada dijo...

Pero si hay un borracho haciendo bardo, ¿el problema es que está borracho o que hace bardo? si no hace nada, es igual a quien está sobrio.

Los edictos sobre esos teman condenaban la llamada "mala vida" (que son decisiones personales que no perjudican a terceros), y eso sí es un "avasallamiento de los derechos individuales".

El resto de las conductas como las agresiones, orinar la puerta, etc, etc, están contempladas en el Código Contravencional y el Código Penal.

El problema es que hoy en día la policía toma el "borracho haciendo bardo" solamente como un borracho, y no los quieren tocar. La legislación está, que no la quieran aplicar es otra cosa.

Bruno dijo...

Yadayada: Si lo haces de la puerta para adentro de tu casa, no hay edicto que te puedan tirar por la cabeza. Lo que hagas en la privacidad queda entre vos y tu conciencia o Dios o en lo que creas.

Bruno dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Bruno dijo...

Sin perjuicio de no coincidir con algún que otro comentario, me encanta que se pueda debatir y exponer las ideas de cada uno.

Esto lo aclaro para que no piensen que me ofendo porque no piensan como yo.

Bruno dijo...

Dueña: Gracias!!!

Little Butterfly: Qué decidida que anda ultimamente!

YadaYada dijo...

¿Y si lo hago afuera y no perjudico a nadie no?

Entonces es un caso sobre moral, no sobre inseguridad. ¿Cuál es el límite? ¿quién los impone?

YadaYada dijo...

Imaginen si eso lo determinara el comisario...

Bruno dijo...

Que te hace pensar que si lo determina un Juez esta bien?

Fuera de broma!

En las matemáticas un Juez tiene por requisitos legales 8 años de antigüedad en la profesión. En la Policía Federal, un Comisario no llega con menos de 30 años de carrera.

Un Juez, en los requisitos mínimos es abogado, el 50 % de los Comisarios son Abogados o Licenciados en Ciensas Penale o en Seguridad, el resto tiene 14 materias menos que un abogado. Acá el problema no pasa por subestimar a la Policía pasa por Sobreestimar al Juez.

YadaYada dijo...

No es una cuestión de capacitación, sino de garantías. Una misma institución interpreta (con gran amplitud al parecer) que hice algo malo, decide arrestarme y además me juzga. Falta que legisle los edictos y listo, sacamos "forma republicana" del artículo 1º de la Constitución de la Ciudad :p

Y en cuanto a la "mala vida", no debe ser tarea ni del Comisario ni del juez. Derechos individuales le dicen.

Juanjo dijo...

Todos hablan de libertades individuales pero cuando les tocan el culo salen a los gritos pidiendo mano dura y que metan bala.

Jean Paul dijo...

Bruno, creo que acá la influencia y la importancia de la policía es menor.
1.- El progresismo queriendo sacarle poder a la policía por sus presuntos abusos, le da más poder a los chorros -eso no se puede discutir- y la gente pide más mano dura y se hace más facista. Los progresistas se contradicen y se muerden la cola.
2.- Hace poco lo hablaba con un conocido. ¿Es que para ser de izquierda en este país hay que ser puto o defender a los chorros como víctimas de un sistema desigual y todo el chamuyo?
3.- La situación económica influye. Pero hay que hacer algo señores.
Me voy con esta anécdota/s: Hace diez años yo era muy jovencito y un policía me pide los documentos por la calle. Se los doy y le pregunto por que . El tipo me dice que a un vecino gorila no le gustaba mi cara. Yo indignado le digo que vivía a dos cuadras y que ese era un viejo culo roto que me conocía. El poli me dijo "Quedate tranquilo, igual no estabas obligado a darme los docs." PEnse que me estaba jodiendo. Aclaro que en ese momento era superultracomunista y más marxista que Marx y ateo. Pero eso, eso es paja de un tonto. Solo le dije: Estamos cagados.
Si un tipo me caga en la puerta de mi casa o se roba un stéreo y es menor -me paso- si yo intervengo termino teniendo más problemas que los que generan el quilombo. Si yo le pego al tipo que cagó en mi casa, voy en cana. El otro, "será un pobre excluído". Si yo agarro al pibe, lo sueltan y después los familiares me rompen la casa.
4.- Las causas la arman los jueces y los polis eran los mismos que estaban antes cuando hace quince años este era un país bastante seguro.
5.- Tenemos a Brasil, Colombia y Méjico como ejemplos. ¿No podemos actuar energicamente antes de transformarnos en eso?
Como moraleja les digo que muchos chorros son resultado de un sin fin de injusticias y de hambre y falta de educación y esperanza. Pero cuando un médico hizo a Frankestein el pueblo mató a amobos. ¿Me entiende?
6.- No acepto la paja ideológica. Perón decía que un chorro es un chorro. Y yo digo que un afano es un afano. Y si te afanan en Cuba te cortan los dedos. Y si vendes merca el comandante te fusila.. ¿so? Hay está la ideología.

Todos Gronchos dijo...

Qué temita, eh?

Prefiero no opinar. Que conste en actas antes que me lean mis derechos.

YadaYada dijo...

Sacarle poder a la policía no necesariamente es darle poder a los chorros. Otra cosa es desarmarlos, no capacitarlos y no controlarlos.

Creer que los polis no arman causas para inflar estadísticas o tapar negocios es bastante ingenuo. Lo hacían antes y lo hacen ahora.

Si bien el cambio social de los últimos años hace que sea imposible comparar situaciones de seguridad de hace 15 o 20 años, odio a los que siempre se escudan en que el que afana es "un excluido". Es subestimar a la persona, creer que no tiene capacidad de decidir. El nivel de violencia y delincuencia no es producto del hambre.

Podemos discutir si la policía o la mano dura sirve como prevención, y si deberían ser los "caballitos de batalla" de una política de seguridad. Pero por favor, Fidel, Stalin, Xiaoping o el zurdo que les ocurra poco tiene que ver con la palabra libertad y derechos.

CLAUDE dijo...

El progresismo puede parecerse a una enfermedad. Un conocido mío estaba afiliado al Partido Socialista y trabajaba en el despacho de un legislador de ese partido. Lo humillaban obligándolo a ir a La Boca a hacer carreras de bolsas (ésas en que los participantes compiten saltando dentro de una bolsa de tela) para entretener a los chicos, y lo maltrataban a gritos. Una vez lo asaltaron brutalmente a patadas entre tres tipos y nos contó el hecho como si las víctimas fueran los delincuentes. Nos dimos cuenta de que estaba alterado por su pensamiento político.

Little Butterfly dijo...

yadayada, no entiendo cual es tu punto entonces..no creo que hayas sido consecuente, disculpame si me equivoco.

YadaYada dijo...

A ver si logro cerrar la idea.

No estoy con los de "pobres chorros", el que afana es, más o menos, una persona racional que decidiò cometer el delito. Si el tipo estuviera en una situación extrema sería entendible, pero no suele ser el caso (aunque han querido iniciar causas por el hurto de una horma de queso, o el famoso "sanguche" robado en el juzgado).

Ahora, que yo crea que debe existir una sanción no significa que esté a favor de la mano dura o que en nombre de la prevención se deba pasar por encima cualquier derecho.

No estoy a favor de la mano dura porque el chorro no sale con el Código Penal en la mano a ver que le conviene hacer y que no. La pena de 8 a 25 por asesinato es lo suficientemente desalentadora si no fuera porque no se los agarra.

De ahí parto al punto de que debe mejorarse la policía. Pero esta mejora no significa darle las facultades de que pueda demorar "porque le pareció sospechoso" por 10 horas a una persona que tiene la capacidad de identificarse, o de detener gente porque a la mayoría no les gusta cierto estilo de vida, aunque no los afecte. O cercar villas, por dar otro ejemplo.

Aunque pensar que sólo con la policía se previene el delito es una estupidez. Si no se elimina esta cultura del choreo, va a ser imposible que exista tanta cantidad de policías para combatirlo.

Hay que reconstruir la cultura del trabajo, combatiendo el trabajo en negro. Si a un trabajador le alcanzara para sobrevivir, tendría una opción menos para agarrar un arma.

Hay que recuperar la visión a largo plazo, reconstruyendo la movilidad social y mejorando la educación para que la misma pueda suceder. Si planificara un futuro, lo pensaría cinco veces antes de fajar un viejo.

Esa es la única forma de prevenir el delito, quitando causas y poniendo consecuencias.

Si se aumenta la represión (no en el sentido peyorativo) sin atacar las causas, probablemente se logre diminuir el delito "común". Pero a la vez lo hará más complejo, porque como mecanismo defensivo comenzará a proliferar la organización. Y ahí si quiero verlos.

Little Butterfly dijo...

Esta bien, pero no concuerdo.. al menos no concuerdo porque no encuentro soluciones en lo que planteás, porque?

porque vos decis que hay que restituir el sentido del trabajo. Normalmente esto no estaría mal para el común de la gente laburante, el problema reside cuando se intenta aplicar esta medida en los que optaron por otra salida..

Como ambos opinamos lo mismo respecto del pobre chorro (tomando literalmente tus palabras), creo que coincidirás conmigo en que no es sencillo ni resolutivo darle un empleo para que disminuya la tasa de homicidios, asaltos, secuestros..
Coincido que tampoco lo será la mano dura, y que hay abuso de poder por parte de las autoridades..
Pero me parece que el autor de este blog está en lo cierto cdo dice que al porteño no hay nada que le caiga en gracia.

Pedimos seguridad, pero somos hipócritas pq si nos toca el timbre la cana, nos molestan..

Creo que a eso apuntaba Bruno, entre otras cosas por supuesto.
saludos,

Jean Paul dijo...

Quedate tranquila mi little-buterfly. Estás tratando de hacerte entender con un gorila que se cree progresista y no es más que un pobre facista al que nunca le robaron.
Yo tampoco lo entiendo.
Seguramente es mucho más inteligente que FIDEL. Pero mucho más