martes, 19 de febrero de 2008

Manual para entender al Porteño (Si se Puede)

El Porteño es tan difícil de entender. La Ciudad que los alberga hasta tiene dos fechas de fundación.

El Puerto de Nuestra Señora Santa María del Buen Aire, fue fundado por Pedro de Mendoza el 3 de febrero de 1536 y ni siquiera nació como ciudad, sino solamente como fortaleza para proteger el arribo de las próximas misiones conquistadoras. La población inicial quedo acabada por culpa de las enfermedades, de la contraofensiva indígena y por problemas internos. Ya desde entonces, los porteños no se entendían entre ellos. Con Mendoza muerto por sífilis, Irala, quien estaba a cargo del fuerte de Asunción, ordenó la destrucción de Buenos Aires y el traslado de los que quedaban residiendo al Paraguay.

Años mas tarde, Juan de Garay partió de Asunción para fundar el 11 de junio de 1580 la Ciudad de la Santísima Trinidad y Puerto de Nuestra Señora del Buen Ayre, su nueva población era de 100 hombres más Garay. Sí, por más que no les guste a la gente tan recoleta que camina por Avenida Alvear, fuimos fundados por Paraguayos.

Contrariamente a lo que marcaría el resto de la historia porteña, la Ciudad creció hacia el sur, por una sola razón, en lo que hoy es la Boca, era el lugar ideal para el desembarco de mercaderías desde afuera y desde río arriba. Ya en el siglo XVII el progreso de la Ciudad de Buenos Aires se daba gracias a lo mismo que hoy día: el puerto. Todo pasaba por allí, los productos a exportar y las manufacturas europeas a distribuir internamente. A pesar de que se recuerden dos invasiones a la Ciudad, la misma sufrió 8 intentos de invasión en total y todo se debió a la misma situación de hoy día, todo el territorio del sur de América y de la Cordillera al este, dependía de Buenos Aires.

Desde 1810 comenzaron los problemas que parecierean repetirse hasta la actualidad,, el contro de la fisco interno, la aduana y el puerto, de lo que no se discutía era del traspaso de la Policía. La Ciudad de Buenos Aires fue capitalizada por primera vez en la Constitución de 1826, pero las cuestiones históricas que todos conocemos, hicieron que con la llegada de Rosas, del primer Gran Cipayo (don Bernardino) solo quedara el nombre de la Avenida, del sillón Presidencial y de las hojas escolares.

A partir de la Constitución de 1853, el funcionamiento de la Municipalidad estaba a cargo de las Comisiones de Seguridad, Higiene, Educación, Obras Públicas y Hacienda, integradas por tres personas cada una. Los miembros de las comisiones eran elegidos entre los 22 municipales, quienes debían ser padres de familia, de probidad notoria, respetabilidad y práctica en los negocios. De todos estos requisitos, el único que se conserva es el de los negocios, aunque parecieran ser personales, más que nada.

Con la Separación de la Provincia de Buenos Aires, se aprobó un nuevo estatuto en el cual se requería una solvencia que permitiera administrar la Ciudad sin percibir ingresos públicos. Hoy por hoy, no habría candidatos a Intendentes.

A partir de la unificación de las provincias nuevamente, se estableció que la Ciudad de Buenos Aires sería la capital provisoria de la Nación, aunque su administración municipal seguía en manos de la Provincia de Buenos Aires. Todo finalizó en 1880 con la aprobación de la Capitalización definitiva de la Ciudad, de la mano de Nicolás Avellaneda. Lo que no todos saben es que detrás de todo esto había una cuestión política personal entre Avellaneda (Roquista) y el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires Carlos Tejedor (Mitrista) lo que terminó con la carrera política de Tejedor, quien aspiraba a la Presidencia. De este modo, la Ciudad de Buenos Aires nuevamente volvía a quedar en medio de disputas políticas que solo perjudicaban al resto de los argentinos. Con el advenimiento de Roca, siguió el fraude electoral y todo el vaciamiento de los recurso argentinos. Vaya paradoja la que le dio el nombre de Avellaneda a un partido de la Provincia de Buenos Aires que tanto perjudicó dicho personaje.

A partir de 1882, y mientras Buenos Aires ya gozaba del patrimonio indiscresional del Gobierno Nacional para la construcción de lo que quiera, se creó la figura del intendente, elegido a dedo por el Presidente de la República. Mientras las ciudades del interior crecían con las limitaciones de su propio patrimonio, el aporte que hacían a las arcas de la nación permitían que la Ciudad de Buenos Aires pudiera ser comparada con las Grandes Capitales Europeas sin tener la historia para poder justificarlo. El país no crecía al mismo nivel que la Ciudad, que es la única del país que tiene un tendido de Subtes desde 1913.

Gente que conoce del tema sostiene que todo este problema de Ciudad Autónoma es un parche que se hizo sobre el primer gran problema de Capitalizar una ciudad que pertenecía a una Provincia anterior a la Constitución Nacional y que por ende, si esta no quería cederla, no se podía y punto. Todas las facultades que no le fueran delegadas a la Nación, quedan reservadas para las provincias, y ello, se sobreentiende, alcanza a la administración de sus territorios.

Esta misma gente que entiende de estos asuntos, sostiene que todo se hubiera solucionado si se hubieran hecho las cosas al revés. Se quizo copiar el modelo norteamericano de la Constitución, pero bien al modo argento, se cambiaron las cosas que convenían a intereses personales de unos pocos. Washington fue construida como capital, Brasilia fue construida como capital. Aquí se capitalizó una ciudad de una provincia y esta tuvo que contruirse una nueva capital. Si se hubiero hecho a la inversa, quizas hoy sería otra la historieta. Si se hubieran comportado como país federal, otro hubiera sido el asunto.

La reforma de 1994, lejos de solucionar el problema, lo agravó aún más al declarar autónoma a una Ciudad que no tiene razón histórica de serlo, por el simple hecho de haber pertencido 330 años de su vida a una provincia que la cedió momentáneamente para ser capital de la nación. Detrás de todo esto, si mañana se decide trasladar la Capital a Humahuaca, la Ciudad de Buenos Aires seguiría siendo autónoma.

La Ciudad de Buenos Aires, como siempre lo dije, quiere ser más de lo que es. Tienen un Ministerio de Hacienda cuando no tienen campos y ni el Matadero manejan. Es el único lugar del país en el que no conviven dos poderes judiciales, sino tres: El Federal, el Nacional y el de la Ciudad. De allí el desajuste que se produce ante el corte de la Autopista Ricchieri, por ejemplo. El Fiscal de la Ciudad, el Fiscal de Instrucción y el Juez Federal pueden tener jurisdicción sobre el mismo, porque es una arteria de la Ciudad, es un delito penal y al mismo tiempo es una ruta federal. Embrollo le dicen.

En este país de parche sobre remendado, es díficil poder solucionar problemas a futuro, cuando nadie quiere ceder. Los porteños que siempre se creyeron superiores al resto del país, desde 1994 lo son legalmente. No se dan cuenta que nada es absoluto y que una simple modificación a un artículo de la Constitución, puede convertirlos en lo que nunca quisieron ser, pero que sí fueron durante más de 3 siglos. Bonaerenses.

31 comentarios:

Jean Paul dijo...

Creo que el gran problema de este país es que seamos la capital. Eso es inconcebible.
También me preguntaría porque Hirygoyen y Perón votados por enorme mayoría en el interior fueron derrocados por golpes de milicos gestados y llevados a cabo aca en la Capital.
Otro tema es el étnico-cultural. No jodamos, no se ha analizado. El ciudadano del interior desciende del gaucho, el indio y el español. No es europeo y es basicamente latinoamericano. El porteño -nosotros, Bruno- somos absolutamente descendiente de los europeos y su cultura. Al mismo tiempo nada nos ata a ese continente que nos ha expulsado. Y nos parecemos mas a un uruguayo o hasta a un chileno que a un compatriota de otra provincia que este no muy lejos. O a un compatriota de la provincia. Esto es el mal y la hipocresía. Ser dos países en donde deberíamos ser uno. Como vos dijiste la vez pasada con lo de Jujuy. ¿Porque no destinar parte de los grandiosos medios e ingresos de la Capital al desarrollo del resto del país? ¿O no somos un país "federal"?
Porque lo más triste, triste es que la gente del interior nos odia con motivos sobrados. Pero para nosotros, ellos no existen. Todo puede cambia, salvo las lesbianas.

La candorosa dijo...

Sepa que por tantas idas y vueltas, "los porteños" no son muy queridos en el resto del planeta.
En el interior se dice: "fuera del país nos miran mal por culpa de los porteños... ¡¡todos piensan que los porteños son TODA LA ARGENTINA!!! qué error!!!...
Aquí en mi ciudad, no los queremos mucho.
En mi trabajo me encanta ¡¡¡frenarles el carro!!! y ni le cuento a los del conurbano, pertenecientes "a la Provincia de Buenos Aires" les suelo decir: "-Comparten el prefijo telefónico, pero no sos de CAPITAL... SOS DE LA PROVINCIA, tesoro, COMO YOOOO" aaajjaaaa

El otro problema que he observado.
Cuando fui a Córdoba, al hablar me dijeron: -"¿Sos porteña, no?" NOOOOO, contesté, soy marplatense!!!
A lo que me dicen: "-Si si, sos PORTEÑA!!!" GRRRRRRRRRRRRRRRR

Saludos desde la Provincia de Buenos Aires.

SUSANA dijo...

Muy buena bajada de lupa, y de jopo para los porteños.
Le confieso que ha sido toda una lección de historia para mí, apenas recordaba a grandes rasgos el entuerto de Buenos Aires.
Su artículo merece difusión masiva Bruno, es lectura necesaria. Deme el gusto, envíelo a los diarios.

Pensar que todo el mundo se reía de mí, cuando yo declaraba que la Capital de la Argentina debía estar en Río Cuarto, Córdoba (en ese lugar abrí los ojitos al mundo)y me decían que estaba loca.

Si por esas cosas alguien decide enmendar los errores y colocar el puntito rojo en mi pueblo natal, yo lo nombro Ciudadano Ilustre, Bruno querido!

Excelente post, piense en eso de matarburros!

GORRIÓN pys dijo...

Buenos Aires fue construida de espaldas al Río de la Plata, y de espaldas al interior del país. ¿Hacia dónde mirará Buenos Aires en la actualidad? La culpa histórica de su improductividad, durante siglos, se debe a las políticas españolas en esta región. Sólo subsistió gracias al contrabando holandés e inglés. Tuvimos que esperar a los europeos de finales del siglo XIX, para hacer producir a la región de verdad (había terrenos vírgenes, territorios que nunca habían sido usados para sembrar nada). Hasta la aparición del peronismo, Buenos Aires, siguió ignorando la propia realidad, que tenía ante sus puertas. Los porteños miraban hasta entonces con largavistas a Latinoamérica y a Europa, mientras creían conocer el interior a través de "Don Segundo Sombra". La oligarquía terrateniente, que jamás pisaba el campo, siempre juzgó inoportuno trabajar en serio; y el porteño nunca pudo dejar de sacar la silla a la vereda todas las tardes.
Los españoles nunca quisieron hacer trabajar al gaucho. Los actuales "montoneros" ¿hacen trabajar a los "nuevos gauchos"?

Un abrazo. Me gustó el post

OliverX dijo...

Bruno:
Se te escapó el detalle de la policía federal, que si bien lo expusiste excelentemente en otro post, valía la pena recordarlo para ponerle la frutillita al postre porteñazo.
Igualmente entiendo que la confluencia de la mayoría de las inmigraciones en la zona sur trajeron la desidia de mirar hacia esa latitud porteña. La creación de los conventillos llenos de inmigrantes que distaban mucho de la alcurnia recoleta fueron el caldo de cultivo para el nacimiento del tango y el lunfardo.
Ambos dos, son las bases que cimentaron la soberbia porteña permitiendo que la viveza criolla planteara una verdadera epidemia de rasgos detestables, no solo de los porteños sino de los argentinos en sí.

CLAUDE dijo...

Yo no veo ningún problema. Que Buenos Aires sea la Capital de la Nación y a la vez una ciudad autónoma me parece lo más natural, algo muy genuino en su caso. Los porteños no se sienten bonaerenses ni integrantes de ninguna otra provincia. Si a alguien se le ocurriera hacer que la Ciudad Autónoma fuera parte de de la Provincia habría un flor de lío, y me parece que con violencia jodida y todo. Lo que no es, no es.
Lo lamento, no puedo decir cosas simpáticas: la idea de que Buenos Aires es una ciudad rebelde para con la Provincia y/o la Nación pertenece a una narrativa con la que disiento, no sólo en ese aspecto sino en todos los demás.

Talita dijo...

Creo que muchos porteños estarian felices si pudieran separarse del resto de pais y declararse territorio independiente.

Excelente post!

Bruno dijo...

Claude, antes que nada, yo soy porteño, y viví en Lugano y en Araoz y Santa Fe también. Algo que caracteriza al porteño medio es que no se siente bonaerense, pero si parás a uno ejemplar de Lugano al lado de uno de Palermo Gólico, uno piensa que el otro es concheto revirado que tendría que conseguirse un trabajo de verdad, mientras que el otro especímen, entiende que el primero es un negrito al que Perón le dio muchas alas y hay que matarlos a todos.
Eso es ser porteño.
Si mañana Corrientes decide de una vez por todas separarse de un país al que nunca se sintió pertenecer, esta todo bien?
Si pasado mañana, la gente de San Isidro considera que por su alcurnia no pueden pertenecer al tristísimo conurbano bonaerense y quieren la autonomía, esta todo bien?

De todos modos me parece fantástico que si no estas de acuerdo conmigo, opines de todos modos. De verdad.

CLAUDE dijo...

Bruno, sí, de mi parte está todo bien con la gente que no quiere que le encajen una historieta nacional o regional con la que no se identifica, sobre todo cuando no necesitan del resto.
Una pequeña cosa: no sé si todos los porteños son muy porteños en un sentido estricto y tradicional: ¿sus tatarabuelos también eran porteños?
La pertenencia y el nacimiento son cosas distinguibles.
Bueno, vuelvo a lamentarlo, ya ves para dónde tiendo a agarrar en estas cuestiones...

Jean Paul dijo...

Está bueno el debate.
Pero fijaos lo que dijo está muchacha marplatense que en Córdoba la trataron de porteña. Lógico y en Uruguay si sos argentino, también sos porteño. Ser porteño es ser sinónimo de hijo de puta en el interior y es comprensible. También es cierto que los porteños tienen un sinfin de virtudes, de hecho ¿a dónde viene la gente de la provincia?
Pero el pecado de la sobervia y el desprecio mezclado con nihilismo hacia el interior por parte de nos, los habitantes de la capital es difícil de justificar y perdonar.
Claude mis bisabuelos era españoles. Así y todo me doy cuenta de que soy argentino cuando juega la selección..

YadaYada dijo...

Buenos Aires no fue por más de tres siglos bonaerense, los bonaerenses "fueron" por más de tres siglos porteños.

La provincia estuvo (y está, todavía) formada en torno a la ciudad, es hoy en día un centro metropolitano que acumula casi un tercio del país. No por nada la federalización no fue pacífica, no por nada se levantó Tejedor y el ejecutivo y el legislativo se tuvieron que mudar a Belgrano (cuando no era parte de la Ciudad). Históricamente y culturalmente la ciudad siempre estuvo separada, no sólo del "Interior", sino también del resto de la Provincia.

Aportando el 25% de la recaudación, la Ciudad, al igual que los bonaerenses, recibe miserias. Aportando eso, y con una población mayor que la mayoría de las provincias, la seguridad y la justicia del porteño dependen tanto de su voto como de las chapas que recibió un tipo en Ciudad Evita o de los documentos retenidos a aborigenes (pueblos originarios, disculpen) en el Chaco (y también de las chapas o comida que recibió un tipo en Lugano, pero eso sería, en todo caso, un tema interno).

Igualmente la "creación" de una capital tampoco ha sido, necesariamente, una buena solución. Basta ver a Washington, una ciudad de casi 600 mil personas y con un area metropolitana que supera los 5 millones, que ni siquiera tiene derecho a voto en el Congreso. Si tomamos el tema de moda de la Argentina, la inseguridad, Washington tiene una tasa de homicidios digna de Latinoamérica: no sólo seis o siete veces superior al de CABA, sino mayor que, por ejemplo, la de Bogotá. Hoy en día, la necesidad de otorgarle representantes es tema de campaña, especialmente si les cobran impuestos al igual que a los Estados.

La Dueña dijo...

Yo como santiagueña podria opinar sobre el caso, pero es al pedo. En vez de echarse mierda, tendrían que ver como cambiar y no mirar por arriba del hombro a los demás sobre todo a los pobres del norte.

Saliendo del tema Bruno mató LA RENGA!!! (no te creia de ese palo) please más rock pulenta en blog, no es que no me guste fabricante de mentiras...pero un poco de energía no viene mal
Besos

Little Butterfly dijo...

Claude lamentablemente esta vez disiento con vos:

dijiste mas arriba: "Lo que no es, no es".

Digo, ¿los porteños NO son argentinos?..

si son lo que son (retomando tu frase), es gracias también al Gran interior, e incluyo en este Gran Interior a las 23 provincias restantes.

No nos equivoquemos, a mi Capital me encanta, pero no es posible la gran diferencia que ostenta con el resto de nuestro País.

Sin ánimos de ofenderte a vos ni a nadie que piense distinto a mi..

No puede ser que pasando la Gral Paz, nos remontemos a la vieja dicotomia sarmientina:

civilización vs barbarie

Little Butterfly dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Bruno dijo...

Que lindo debate se armo!

Yadayada, es admirable tu conocimiento para la edad que ostentás. Primero porteño y después bonaerenses es la historia del huevo y la gallina, esta bien como lo planteas, esta buena la comparación con Washington tambien, pero una cosa es conseguir representantes, otra es elegir intendente y otra muuuy distinta es lograr la autonomía.

Y los aportes que hace la ciudad a la Nación se generan porque todas las grandes empresas nacionales e internacionales tienen su sede en Buenos Aires, no son porque es autónoma, sino porque es la Capital Federal, así que en todo caso, si nos pusiéramos a analizar friamente y punto por punto los aportes a las arcas, no se bien si le conviene a la Ciudad.

Bruno dijo...

Claude: Todo más que bien con usted y su opinión. Dudo mucho que exista un porcentaje superior al 1% de la población de la Ciudad de Buenos Aires que tengan antecedentes previos a la primera inmigracion de mediados del siglo XIX.

Jean Paul Again: No creo precisamente que vengan a la Ciudad de Buenos Aires porque los porteños tenemos virtudes, sino más bien porque no les queda otra en un país centralizado. Y a la Selección va más gente que a la escuela los días de los actos patrios.

Dueña: Yo soy del barrio de La Renga, crecí allí. No son precisamente mi grupo favorito, pero bueno, el barrio tira, vio?

Little Butterfly: Cuál parte sería civilización y cuál barbarie?

Little Butterfly dijo...

Con esa frase quiero decir que pareciese que en Capital está la civilizacíon y fuera de ella.. la barbarie.

Todos Gronchos dijo...

Y todo porque el maricón de Mitre perdió en Pavón.

Los bonaerense no olvidamos y no perdonamos!!!

Una Pepina dijo...

Y la General Paz es la frontera que divide la paquetería de nos, los bonaerenses.
En los ultimos años observé más inseguridad en Belgrano por ejemplo que en Morón.
A veces cuando digo que soy de Morón me miran como buscándome la pluma ja ja ja!!

Bruno dijo...

Little Butterfly: Civilización es la Escandinava, el resto somos todos bárbaros, aunque la denominación venga de los antiguos escandinavos.

Todos Gronchos: Mitre Cagón! Un siglo después, todavía no se sabe para quién jugaba.

Una Pepina: Y tienen fortines para cuando viene el malón?

Ada dijo...

Generalizar el tema de los porteños como mala gente es caer en una frase hecha que incluye a muchos menos de los que cita la leyenda popular. Siguiendo esa línea de pensamiento, los del resto del país se sienten mejores personas por vivir en otro lugar? no lo creo..
Pero ya lo dice el refrán..hazte fama..Además ya quedan pocos porteños nacidos y criados en capital. Y conozco más de un bonaerense que se hace pasar por porteño fuera de su ámbito. Saludos

no tan iguales dijo...

Qué debate que armó! Claro que estamos hablando sólo de la capital, pero la dicotomía existe entre otros territorios también: ¿qué tienen en común un santiagueño y un fueguino? No lo sabemos bien. En definitiva, nadie ha logrado definir la argentinidad.

Ivana Carina dijo...

Si los porteños son como vos, Sweety, todo bien! ajajajajjaa! ♥♥♥

Besotes desde la Patagonia NOT K!!!

P/D: Besotes al Sweety ♥ Jr. y a Carla! ajajajjaaa!
Te extraño, che!, no me fuiste a ver, eh?????? Snifff :(

gonza dijo...

coincido con gorrion pys.

los porteños son muy mal vistos en el exterior y odiadios en las provincias del pais. son muy soberbios.

siemore se quisieron adueñar del pais y de sus recursos. fijate que a las proviancias le dicen "el interior"

saludos!

gonza dijo...

me equivoque. con la que coincido es con la candorosa. gorrion no tiene nada que ver.

perdon

Recontra dijo...

te felicito por el post!

Ahora bien, la bata del tanque me rompio el oído!

De Lirium soy dijo...

BRUNO: en mi "covacha" te he dejado un premio, cuando puedas dejar de pensar cómo hacer para tener un mundo mejor pasa a retirarlo. Beso enorme.

Una Pepina dijo...

No Bruno, ahora nos apiolamos y cuando viene el malón mandamos el fortin a la mierda así nos violan a tuiitas ja ja ja!!

YadaYada dijo...

Bruno: no se si la relación entre ser un centro empresarial es por ser la Capital Federal. Es más bien producto del centralismo, que existía mucho antes de conventirse en un gran centro financiero. Se puede serlo sin ser la capital: Estados Unidos (New York), Australia (Sydney), Brasil (San Pablo), etc.

Con respecto a la economía, suele dársele poca importancia a las pymes de la Ciudad. Sin embargo la mención al aporte porteño a las arcas del gobierno federal era simplemente para señalar la importancia económica.

En cuanto a Washington, creo que es una muestra de un gran centro urbano con muy poco límite de acción (no solo sin representación real federal, sino que el Congreso hasta puede modificarles el presupuesto). De esta forma Washington no sólo está 5º en el "ranking urbano" de asesinatos de EEUU (apenas por debajo de... New Orleans), sino que, por ejemplo, también tiene la tasa de infectados de VIH más alta de ese país (y teniendo prácticamente el mismo ingreso por cápita y nivel de pobreza que Nueva York). Hay políticas públicas que no pueden depender de quien no fue votado y cuyo puesto poco depende de su desempeño en la elaboración y resultados de las mismas (¿o alguien piensa que Anibal F. va a caer por la inseguridad porteña aunque afecte a los 3 millones de habitantes y los que anden de paso?).

En muy pocas palabras, si la Ciudad tiene una entidad histórica, cultural y económica muy superior a la gran mayoría de las provincias, no me parece necesario discutir su autonomía. El verdadero debate no debería ser el de limitar la autonomía de la Ciudad, sino de ampliar las facultades de todos los municipios. Porque los problemas de CABA son los mismos de muchos centros urbanos, y no son muy diferentes de los de cualquier ciudad.

Y en cuanto a la vieja dicotomía "porteño malo/provinciano ignorante", lamentablemente tengo el vicio de no odiar a personas que no conozco, así que me abstengo.

Bruno dijo...

Bueno, para tratar de dar un poco más de luz al tema, voy a citar al artículo 123 de la Constitución Nacional que dice que las provincias conservan las potestades no delegadas a la nación. El 124 dice que las PROVINCIAS se dictan sus propias CONSTITUCIONES. Y finalemente el 129 dice que la Ciudad de Buenos Aires tiene un caracter Autónomo y puede por ende, elegir sus representantes y su jefe de gobierno. Y a tal efecto deben dictarse un ESTATUTO. En ninguno de los 3 artículos que dicte dice que la Ciudad de Buenos Aires se equipara con una Provincia. Ese fue el argumento que utilizaron Bullrich, Fernàndez Meijide e Ibarra para darle a la Ciudad una jerarquía que Constitucionalmente no tiene.

Nadie dijo...

Epa! Que lindo debate.
Vivo en la ciudad de Pehuajó, provincia de Buenos Aires. En estas ciudades pequeñas del interior sabemos que Dios es argentino, pero atiende en Capital.

Yo creo que el porteño, después de sufrir las migraciones internas que se vienen dando desde el primer gobierno de Perón y la consecuente industrialización, tiene un tremendo recelo con la gente del interior, como lo ejemplificaba Cortazar en Casa Tomada. Además, son como los chicos que se saben dueños de la figurita difícil del album. Tienen todo al alcance de la mano: universidades, las mejores instituciones médicas, las obras sociales funcionan, las últimas obras de teatro, galerías de arte, casa centrales de todas las instituciones. Claro que también tienen: miedo de salir a la calle por la inseguridad, accidentes de tránsito, viajan apretujados durante horas para ir a trabajar, nadie los va a socorrer si pegan un grito, la droga circula por las escuelas primarias como agua.
Que quieren que les diga: si ponemos todo en la balanza ... ¡pobres porteños!